medicina preventiva

Restricción calórica mejora rendimiento de la memoria

do-the-mario-inspector-gadget-o

Referencia: Witte AV, Fobker M, Gellner R, Knecht S, Flöel A. Caloric restriction improves memory in elderly humans. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. 2009;106(4):1255-1260. doi:10.1073/pnas.0808587106. http://www.pnas.org/content/106/4/1255

Abstract: Animal studies suggest that diets low in calories and rich in unsaturated fatty acids (UFA) are beneficial for cognitive function in age. Here, we tested in a prospective interventional design whether the same effects can be induced in humans. Fifty healthy, normal- to overweight elderly subjects (29 females, mean age 60.5 years, mean body mass index 28 kg/m2) were stratified into 3 groups: (i) caloric restriction (30% reduction), (ii) relative increased intake of UFAs (20% increase, unchanged total fat), and (iii) control. Before and after 3 months of intervention, memory performance was assessed under standardized conditions. We found a significant increase in verbal memory scores after caloric restriction (mean increase 20%; P < 0.001), which was correlated with decreases in fasting plasma levels of insulin and high sensitive C-reactive protein, most pronounced in subjects with best adherence to the diet (all r values < −0.8; all P values <0.05). Levels of brain-derived neurotrophic factor remained unchanged. No significant memory changes were observed in the other 2 groups. This interventional trial demonstrates beneficial effects of caloric restriction on memory performance in healthy elderly subjects. Mechanisms underlying this improvement might include higher synaptic plasticity and stimulation of neurofacilitatory pathways in the brain because of improved insulin sensitivity and reduced inflammatory activity. Our study may help to generate novel prevention strategies to maintain cognitive functions into old age.

Resumen: Los estudios en animales sugieren que las dietas bajas en calorías y ricas en ácidos grasos insaturados (UFA) son beneficiosos para la función cognoscitiva en envejecimiento. Aquí, hemos probado en un diseño prospectivo de intervención sobre si los mismos efectos se pueden inducir en los seres humanos. Cincuenta sujetos ancianos sanos, normal- con sobrepeso (29 mujeres, edad promedio 60,5 años, con índice de masa corporal de 28 kg / m2) fueron estratificados en 3 grupos:

  • de restricción calórica (reducción del 30%),
  • (ii) el aumento de la ingesta relativa de UFA (aumento del 20%, grasa total sin cambios), y
  • (iii) control.

Antes y después de 3 meses de la intervención, el rendimiento de la memoria se evaluó en condiciones estandarizadas. Se encontró un significativo aumento en las puntuaciones de memoria verbal después de la restricción calórica (media aumentada20%, p <0,001), que se correlaciona con una disminución inducida por el ayuno de los niveles plasmáticos de insulina y proteína C reactiva, más pronunciada en los sujetos con mejor adherencia a la dieta (todos los valores de r <-0,8; todos los valores de p <0,05).

Los niveles de factor neurotrófico derivado del cerebro se mantuvieron sin cambios. No se observaron cambios significativos de memoria en los otros 2 grupos. Este ensayo intervencionista demostró entonces efectos beneficiosos de la restricción calórica sobre el rendimiento de la memoria en sujetos sanos de edad avanzada. Los Mecanismos que subyacen a esta mejora podrían incluir mayor plasticidad sináptica y la estimulación de las vías neurofacilitatorias en el cerebro debido a la mejora de la sensibilidad a la insulina y la reducción de la actividad inflamatoria. Nuestro estudio puede ayudar a generar estrategias de prevención novedosas para mantener las funciones cognoscitivas en la vejez.

Anuncios

Biografía: Alejandro Melo-Florián M.D.

Via Scoop.itBIOGRAPHY

ALEJANDRO MELO-FLORIÁN M.D. alejandromeloflorian@gmail.com Especialista en Medicina Interna Bogotá D.C. – Colombia.

Comento un poco al respecto: ¿Por qué el interés en educación de temas en salud?
1. Porque es una forma de ayudar a otros a comprender mejor lo que pueden hacer en pro de su salud.
2. Porque es una forma de ejercer la profesión.
3. Porque de alguna forma, lo poco que se sabe si no se comparte, no es útil.
4. Porque es una forma también de poner “grano de arena” social.
5. Porque ayuda al propio aprendizaje y a estar actualizado.
6. Porque ayuda a reforzar la práctica clínica.
7. Porque este tipo de educación es mejor que lo haga quien tiene suficiencia académica.

De tal forma, lo que se comparte, regresa con intereses como mayor experiencia y conocimiento en torno a algo.

La educación en salud no es un tema fácil, sobre todo porque muchos de los profesionales quisieran tener más tiempo del que muchas veces permiten nuestros actuales sistemas. Y no todos pueden escribir lo que quisieran escribir. Una de las situaciones especiales que se presentan con la medicina interna, la especialidad en la cual milito, es que permite ver muchas situaciones del paciente al mismo tiempo.

Y uno de los escenarios que me ha preocupado particularmente a propósito del incremento de la información por vía de internet, es la de presentarla con contexto. Internet implica tener mucha información a la mano, y en el caso de salud, muchas veces los síntomas pueden significar cosas baladíes, o igualmente algo grave.

De modo que una situación especial con las publicaciones de salud que se consultan sin contexto de atención médica, es que el ciudadano cotidiano se imagina lo peor, y a veces sufre innecesariamente. Me gusta mucho el concepto del científico colombiano Alejandro Jadad, sobre la salud como la capacidad de adaptación para conseguir 

Es así, como surge una de estas experiencias, la del grupo Qué hay de interesante en medicina.

Para hablar de  medicina preventiva, de nutrición, algo de farmacología, estilos de vida saludables, algunos temas novedosos como el de la Contaminación electromagnética o electropolución. Sigue leyendo