Uncategorized

Oxitocina y Salutogénesis: o la ciencia de la confianza

Ibone Olza

OXT UVNAS MOBERGLa semana pasada nos hemos vuelto a reunir los investigadores del proyecto COST IS 1405 Birth financiado por la Unión Europea en Lancaster, Inglaterra. El proyecto gira en torno a la fisiología del parto normal. En el participan algunos investigadores veteranos  y pioneros en este área, y esta vez nos han dado dos talleres de lujo sobre los dos pilares del estudio: la oxitocina y la salutogénesis.

Kerstin Uvnas Moberg es una médica sueca que ha dedicado su vida a comprender los efectos de la oxitocina. En su taller nos recordó todo lo que ya sabemos sobre la importancia de esta hormona que participa en todo lo relacionado con la reproducción, la sexualidad, la crianza y la confianza.

Como resumen breve de su charla: la oxitocina que se produce sobre todo en el hipótalamo y de ahí pasa a la hipófisis y la sangre también se fabrica en otros…

Ver la entrada original 483 palabras más

Para mejorar funcionamiento cerebral

Agua: hay que beber lo suficiente, porque a medida que pasan los años, disminuye la sensación de sed.

Por eso es importante estar tomando agua, para facilitar neurotransmisión y por supuesto, el desempeño de nuestra noble víscera.

Con solo 6 horas de sueño, la capacidad del cerebro baja en un 15%.

Y la hormona tiroidea es capital para el adecuado uso de energía por todo el cerebro. Si hay poca hormona tiroidea, que incluyen tiroxina y tironina, el consumo de energía baja, puede incluso llegar a surgir demencia.

 

El patrón emocional es un paquete.

Antonio Esquivias

Diapositiva10

En la Educación Emocional se habla constantemente de emoción, de sentimiento, de gestionar la emoción, etc. Y se corre el riesgo de olvidar un dato importante: la emoción no es un elemento aislado ya que en la interioridad psíquica se da siempre como un patrón emocional. En esto sigo a Leslie Greenberg y su Terapia Focalizada en las Emociones y a su experiencia de toda una vida de trabajo emocional.

Ver la entrada original 554 palabras más

El beso y el sexo

Dos mundos de emociones en colisión, siendo un gesto de lenguaje corporal cargado de emociones. En el otro extremo de la gama, por un beso también empezó el viacrucis de Nuestro Señor. Y la palabra tripa es lo más parecido y se relaciona a la profundidad de la sensibilidad, por eso la palabra neotestamentaria original en griego Esplacnisomai, “sentir con las tripas”, se relacionó con la “compasión”.

Antonio Esquivias

Resumen: el beso está integrado por ternura y sensualidad. Simboliza  la ternura y, por tanto, el afecto, la vinculación y ejerce una función de acercamiento y excitación sexual. El que besa imprime su intencionalidad en el beso. Sin la preparación de los besos y su concordancia con la entrega sexual, se introducirían disonancias en la relación y la persona no podría tener la seguridad de ser acogido. Se podría decir que el acto sexual es el último beso entre dos personas que se quieren, de ese modo se lo dicen todo. E s necesaria una educación en el beso, del contacto físico-afectivo con los demás

He hecho ya dos entradas sobre el beso y seguramente hay una pregunta esta ya aflorando a la mente: «¡Este hombre habla de todo menos de lo obvio!, ¡el beso tiene que ver con el sexo, es una de sus puertas de entrada!».

Para responder…

Ver la entrada original 839 palabras más

La conciencia como conexión funcional

Investigadores de la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos, han utilizado la teoría matemática de grafos (o de gráficas) para estudiar la conciencia en el cerebro. Lo han hecho porque la comunicación de la información entre diversas regiones del órgano conforma una red compleja, similar a la de las redes sociales o de las rutas de vuelo.

Sus resultados demuestran que, cuando somos conscientes de algo, el cerebro entero se vuelve más conectado (todas sus áreas se interconectan entre sí), y no solo se activan en él algunas regiones específicas.

La conciencia sigue siendo uno de los mayores enigmas de la ciencia, pues aún no se sabe bien cómo la produce nuestro cerebro. Por otra parte, la teoría de grafos es una rama de las matemáticas que estudia las interrelaciones entre los componentes de redes complejas, como las redes sociales o las rutas de vuelo de los aviones.

Buscando la comunicación

Según explica la Universidad Vanderbilt en un comunicado, las teorías modernas sobre las bases neuronales de la conciencia se dividen generalmente en dos campos: focal y global. Las focales sostienen que hay áreas específicas del cerebro que son fundamentales para la generación de la conciencia, mientras que las teorías globales defienden que la conciencia surge de cambios a gran escala en la actividad del cerebro.

Para llevarlo a cabo, los investigadores reunieron a 24 miembros de la comunidad universitaria y los sometieron a un experimento con fMRI (imagen de resonancia magnética funcional), que es una técnica que permite mostrar en imágenes las regiones cerebrales que ejecutan una tarea determinada.

Mientras los participantes eran sometidos a este escáner, se les pidió que detectaran un disco que aparecía brillando, brevemente, en una pantalla. Cada vez que esto ocurría, debían responder si habían podido detectar dicho disco, y el grado de confianza que tenían en su propia respuesta.

Los investigadores tomaron los informes de “alto nivel de confianza” como “pruebas de conciencia” y aquellos en que el disco ni siquiera había sido visto por los sujetos como “pruebas de inconsciencia”.

Con el escáner fMRI determinaron entonces qué partes del cerebro estaban activas en las pruebas de “conciencia” y en las de “inconsciencia”. Constataron que solo unas pocas áreas del cerebro mostraban mayor actividad durante la detección del disco que cuando este no había sido detectado.

Este punto ya había sido determinado en estudios previos. La novedad del presente trabajo es que en él, además, los científicos analizaron cómo dichas áreas cerebrales activadas durante las “pruebas de conciencia” se comunicaban entre sí.

La conciencia en la conexión entre redes

Este enfoque de red reveló que ninguna región de la red de áreas cerebrales destacó como más particularmente conectada durante la “prueba de conciencia”: cuando el disco fue percibido claramente, el cerebro entero se volvió más conectado.

Por tanto, señalan los investigadores, la conciencia parece romper la modularidad de las redes cerebrales: “Sabemos que hay numerosas redes cerebrales que controlan funciones cognitivas diversas, como la atención o el lenguaje, con cada nodo de cada red densamente interconectado con otros nodos de la misma red, pero no con otras redes. La conciencia parece romper esta modularidad de las redes, ya que hemos observado un incremento amplio en la conectividad funcional de todas ellas durante la conciencia”.

La conciencia como propiedad emergente

Los resultados sugieren que es probable que la conciencia sea un producto de la comunicación generalizada entre las diversas regiones cerebrales; y que sólo podemos informar de que hemos visto cosas una vez que estas son representadas en el cerebro de esta manera global.

También señala que no habría una parte del cerebro que sea el “asiento del alma”, como escribió René Descartes sobre la glándula pineal: la conciencia sería una propiedad emergente de la propagación, por todo el cerebro, de la información a actualizar. En otras palabras, sería fruto de la comunicación generalizada entre las redes cerebrales.

La conclusión recuerda a la definición de “yo” señalada por el profesor de ciencias cognitivas de la Universidad de Lund, en Suecia, Peter Gardenfors: el ‘yo’ sería un fenómeno emergente, una propiedad que surge de una red de funciones cognoscitivas relacionadas entre sí, según ha explicado el neurólogo Francisco J. Rubia.

También hace pensar en un estudio realizado en 2010 por investigadores de la compañía IBM. En este, los científicos elaboraron un mapa de la compleja red de conexiones neuronales entre las distintas regiones del cerebro de un macaco para tratar de ubicar en el cerebro algunos procesos cognitivos superiores, como el pensamiento y la conciencia. Se descubrió que el núcleo de dichos procesos en realidad no estaba situado en ninguna parte concreta del cerebro, sino que se extendía por diversas regiones, como el córtex prefrontal, el lóbulo temporal, el tálamo, el córtex visual y otras.

Una búsqueda multidisciplinar

La fascinante búsqueda de explicación sobre el origen de la conciencia continúa, en los últimos años gracias a las tecnologías que permiten observar al cerebro “en acción” y a la utilización de disciplinas diversas, como las matemáticas en este caso.

Sir Roger Penrose (Profesor Emérito de Matemáticas en la Universidad de Oxford) y Stuart Hameroff ‎ (anestesista y profesor de la Universidad de Arizona) están intentando también usar la física cuántica para comprender la conciencia.

Con ella han intentado determinar si esta evolucionó a partir de procesos complejos entre las neuronas del cerebro –como defienden la mayoría de los científicos- o es “previa” a los procesos del cerebro, es decir fruto de una estructura cuántica ‘proto-consciente’ que le habría “dado forma”.

El físico norteamericano David Bohm ha propuesto por su parte que, al igual que la materia genera estados macroscópicos de coherencia cuántica, el cerebro podría aprovecharse de estas propiedades físicas y cohesionarse formando un todo.

Conectómica, una aproximación al estudio del cerebro

neurobase

El interés por la organización de las conexiones neurales no es nuevo, hace más de un siglo que la neurociencia tiene como uno de sus objetivos el llegar a trazar el mapa de conexiones neurales que subyacen a las funciones mentales superiores. Aunque, si hubiera que poner fecha al nacimiento de la conectómica, esta sería en 1972, cuando Brenner y su equipo comenzaron el estudio del mapa de conexiones sinápticas del gusano C. Elegans, tarea que les llevó unos 14 años. Este gusano tiene unas 300 neuronas, esto nos da una indicación sobre la magnitud de la tarea de reconstrucción del mapa sináptico del cerebro de cualquier mamífero. No obstante, las metas marcadas por los investigadores de este campo hoy día, parecen centrarse en la reconstrucción de zonas concretas como el hipocampo, que no es que sea tampoco es una empresa pequeña.

La conectómica se puede definir como la disciplina…

Ver la entrada original 1.429 palabras más